La guerra de los marines

POR: Antonio Maza Pereda 21 / 05/ 2012
La teoría de la guerra de los \”marines\”
En algunas de estas cartas ya he hecho comentarios sobre libros de estrategia militar. El
propósito ha sido enriquecer lo más posible los conceptos de estrategia de negocio
encontrando paralelos útiles.
Por recomendación de un buen amigo llegó a mis manos el libro Warfighting: The U.S.
Marines Corps book of strategy . Un libro corto y práctico, de fácil lectura, pero
extraordinariamente denso en conceptos estratégicos. En esta ocasión comentaré
únicamente parte del capítulo 2 (Teoría de la Guerra), pero evidentemente los demás
capítulos son también muy valiosos.
Una distinción fundamental para entender el concepto estratégico del Cuerpo de Infantería
de Marina (como se traduce normalmente el término marine corps), es hacer la diferencia
en el tipo de situación de combate en que normalmente se despliegan. Al contrario de la
doctrina estratégica del ejercito de los EE.UU., basada en poder de fuego y en una guerra
de desgaste, donde los recursos son siempre muy abundantes, las situaciones que vive una
fuerza expedicionaria es la de enfrentarse a un enemigo numéricamente superior, teniendo
recursos limitados, con poca posibilidad de apoyo externo y buscando el mínimo desgaste
de las fuerzas propias. ¿Suena como a su empresa? Si no trabaja Usted para alguna de las
grandes empresas globales, seguramente así es; pero aún las empresas más grandes pueden
requerir de enfrentar ese tipo de situaciones.
Esta diferencia en las situaciones requiere (manda, dice el autor) conducir la guerra
basándose no en poder de fuego sino en maniobras. La guerra de maniobras busca atacar al
contrincante desde una posición de ventaja, en vez de lanzar un ataque frontal. La esencia
está en la aplicación de la fuerza contra algunas debilidades del contrincante. Por
definición, la maniobra se basa en la velocidad y la sorpresa, ya que sin ellas no es posible
concentrar nuestras fuerzas en las debilidades del contrincante. El ritmo de la operación es
en sí mismo un arma, a veces la más importante.
El objeto de la maniobra no es tanto la destrucción física del enemigo, como destrozar su
cohesión, organización, mando y balance psicológico, de modo que no pueda seguir
combatiendo de manera efectiva. Una maniobra exitosa depende para su éxito de identificar
y explotar las debilidades del enemigo. En este tipo de guerra, los números no compensan
la falta de habilidades.
Para pelear efectivamente este tipo de guerra, se requiere:
· Poder de combate
· Concentración y velocidad
· Sorpresa y osadía
· Explotar la vulnerabilidad y la oportunidad
El Poder de Combate, se construye con elementos tangibles como los números (armas,
personal, equipo); sin embargo estos no son lo más importante. Son más importantes
algunas cosas, total o parcialmente intangibles, como los efectos de la maniobra, la sorpresa
y el ritmo de las operaciones, así como el ánimo de los combatientes, su espíritu de lucha,
perseverancia y el efecto del liderazgo.
La Concentración es la convergencia de los esfuerzos en el tiempo y el espacio. Una
concentración efectiva puede darle a una fuerza inferior, una ventaja local decisiva. La
Velocidad es un arma. Es un requisito para la sorpresa y la maniobra. En situaciones fluidas
como las de un campo de batalla, la velocidad da seguridad contra la reacción del contrario.
Sin velocidad, no es posible una concentración efectiva de fuerza en el punto débil del
contrincante.
La Sorpresa es atacar al contrincante de una manera y en un momento en que no lo espera.
Es esencial que no se dé cuenta de nuestro ataque hasta que sea demasiado tarde para
reaccionar. La sorpresa es un auténtico multiplicador de la fuerza por su efecto psicológico,
ya que paraliza, aunque sea temporalmente, la capacidad del contrincante para resistir. Sin
embargo, sus ventajas son temporales únicamente y deben explotarse rápidamente. Un
complemento básico de la sorpresa es la osadía. Atreverse a hace lo inesperado, tomar
riesgos medidos y razonables, pero con valentía.
Finalmente explotar la vulnerabilidad y la oportunidad es vital. Hay que enfrentar al
contrincante donde, cuando y del modo que lo haga más vulnerable. Hay que concentrar
nuestros esfuerzos en una vulnerabilidad crítica; cosa que no es fácil porque muchas veces
será también un área muy bien defendida. De ahí la necesidad de aprovechar y crear
oportunidades para el ataque decisivo y una vez creada la oportunidad, explotarla a fondo.
Como pueden ver, más que recetas este autor nos da criterios, una filosofía que, en mi
opinión, es valiosísima. En el mundo cada vez más combativo de la competencia entre
corporaciones, y sobre todo ante el ataque cada vez más fuerte de grandes empresas
globales, el empresario mexicano no puede combatir la fuerza con la fuerza, los números
con números. Cada vez más, los enfrentamientos competitivos se ganan con pensamiento,
no con números; con espíritu, no necesariamente con recursos superiores. Es aceptar como
un hecho de la vida, como lo hacen los marines, que lo normal será enfrentarse a fuerzas
superiores en recursos y que nuestra única defensa es un estilo competitivo superior.
Un estilo que no espera a las oportunidades: las crea. Que no espera a tener una
superioridad en todos los campos; sino que explota y genera superioridades a nivel local.
Un estilo que requiere, por otro lado, de una gran descentralización de decisiones, para
facilitar la sorpresa, la velocidad de reacción, aprovechar los momentos de oportunidad.
En fin, en estos conceptos está una esperanza para las empresas medianas y pequeñas, de
combatir y derrotar a contrincantes mucho mayores.
Carta a Estrategas es un servicio de Antonio Maza Pereda para sus clientes y amigos. Se
distribuye vía Internet, con una periodicidad mensual. Sus comentarios, aportaciones y
críticas se reciben en la dirección electrónica amaza@spin.com.mx o al Apartado Postal 86-
328, México, D.F., 14391

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *