La ética, la productividad y la competitividad

POR: Jaime España Eraso  29 / 08 / 2012
La ética está presente en cada proceso consultivo – educativo que lideramos, es el pilar de la cultura productiva que promovemos y por ello la promesa única a nuestros socios comerciales “Construir empresas socialmente sanas, humanamente respetuosas y económicamente rentables” todo en uno; gusto por la productividad, pasión por la competitividad, amor por la ética, y por qué no, vergüenza por faltar a la ética.

Ahora deseo presentar en secuencia algunas preguntas que reposan en la memoria documental compilada en varios años de formador empresarial.

¿En que momento la ética debe surgir en una empresa?

La ética debe estar presente en lo estratégico, en lo táctico y en lo operativo, es decir, debe sentirse en las directivas, en los ejecutivos y en general en todas las personas que conforman una organización, con ello se garantiza una gestión fundamentada en principios no negociables y no adaptables por conveniencias o interpretables según el momento o la circunstancia.

¿Pero la ética no puede frenar los resultados de una empresa?

Al incorporar la ética a la vida y dentro de ella al trabajo, al asumir la ética como un nuevo paradigma empresarial se asegura de manera integral un buen presente y un mejor futuro pues los valores y los principios éticos forjan una ventaja competitiva duradera, real, no emergente, ni dependiente, ni cuestionable por propios o extraños.

Antes de continuar pregúntate ¿Siempre actúo éticamente? ¿Casi siempre actúo éticamente? ¿Casi nunca actúo éticamente? Cualesquiera que sean las respuestas pregúntate ¿Por qué? ¿En que me beneficio? ¿Qué he obtenido? ¿Qué he dejado de obtener? Luego de reflexionar, continuemos.

¿Qué es ser ético?

Es proyectar los valores y principios fundamentales a la realidad, al que hacer,… en otras palabras actuar como consecuencia de la interiorización de acciones socialmente responsables que traigan beneficios individuales y comunitarios.

¿Qué es gestión ética?

Es el actuar resultante de asumir un modelo de vida que fortalece el valor moral y eleva la capacidad de resolver los dilemas éticos que se enfrentan a diario.

¿Qué tipo de dilemas éticos se enfrentan?

Quizá el primero es decidir como se cumplirá el plan maestro; las políticas establecidas, los objetivos estratégicos, las tácticas por adelantar, las cifras por alcanzar, los plazos disponibles… sabiendo que el fin no justifica los medios y si los medios deben dignificar el fin.

Por eso es importante desarrollar programas de ética que orienten la interiorización de principios y valores requeridos para una adecuada gestión y que permitan a las personas asumir costumbres y comportamientos reunidos en un ideario ético que defina lo que es aceptable y las acciones u omisiones que nos reprochables y que exigirán enmienda.

¿Por qué el nivel ético es un factor clave para la competitividad?

Porque si bien un actuar poco ético puede traer aparentes beneficios o beneficios a corto plazo, no he visto hasta la fecha que estos se acompañen de buen futuro, y si definimos la competitividad como la característica que permite lograr la misión en forma más exitosa y permanente que otras empresas, entonces se requiere la ética como garante de procesos centrados en nuevas posibilidades de ganancia.

¿Cómo se fortalece el comportamiento ético?

El comportamiento esta ligado a la formación, a la manera de actuar en sociedad, a las experiencias, a las emociones, a las creencias, a las habilidades, a las actitudes… por ello es necesario alentar practicas éticamente aceptables y moralmente correctas mediante el buen ejemplo y la no aceptación de actos moralmente degenerativos, más aún, es necesario construir una cultura ética.

¿Cuáles son los pasos a seguir para forjar una cultura ética organizacional?

Si el objetivo es construir una cultura ética, debes seguir esta secuencia:
• Compromiso de la gerencia con asignación de recursos.
• Sensibilización y concienciación de la necesidad de un actuar ético.
• Fundamentación y formación en identificación y resolución de dilemas éticos.
• Construcción del ideario ético, valores, principios y sus comportamientos asociados.
• Acompañamiento y control para asegurar el cambio organizacional.

Y por ahora finalizo presentando cinco premisas que te apoyarán si te animas a construir una cultura ética en tu empresa.
1. “El uso de prácticas éticas aumenta la salud corporativa, la productividad y las relaciones entre equipos de trabajo, clientes, proveedores,…”
2. “Una imagen pública ética fortalece el compromiso, el deseo de trabajar, la unión, la cooperación…”
3. “Siendo la ética la ciencia aplicada al arte de vivir y la moral el conjunto de hechos psicólogos que dignifican la vida, debemos aplicar conjuntamente la moral y la ética laboral”
4. “La meta de cualquier empresa debiera ser ganar dinero éticamente para tener un buen presente y asegurar un mejor futuro”
5. “Un directivo no puede permitir en su gente actos poco éticos en contra de clientes, proveedores, colaboradores, socios o del entorno en general”.

Si deseas poner en contexto este emocionante tema en tu organización, puedes contactarme e invitarme a apoyar la formación de una conciencia moral y el desarrollo del juicio ético en la gestión del día a día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *