Una vida Nueva

POR: Ricardo Bolaños Barrera 21 / 05 / 2012

¿Cómo puede lograr tener productos o servicios nuevos? ¿Piensa que ya es demasiado grande o ya está todo inventado? ¿Además de esto cree que puede ser feliz al mismo tiempo?
Esta vez, más que hablar de lo bien o mal que nos ha ido o nos va a ir, quiero hablar de cómo lograr una \”vida nueva\”. Una vida nueva que puede nacer de la vida actual: buena, mediocre, mala o hasta muerta. Cientos de veces hemos oído comentarios sobre la \”visualización\”. El fino y esotérico arte de forjarnos nuestro futuro. Parece fácil: piensa en algo que deseas, imagínatelo, \”visualízalo\” y pon toda tu fe y corazón en ello y tarde o temprano se te cumplirá. Conozco varias personas que lo han logrado, algunas de manera natural y otras luchando por ello.
Comentemos acerca de las que luchan por su sueño, en especial las que siguen -consciente o inconscientemente- una metodología. Realice todos los pasos que comenté en el párrafo anterior y al terminar escríbalo en una hoja de papel. Después escriba -con los pies bien puestos en la tierra- en dónde esta ahora. No lo haga de manera superficial, tampoco lo haga mentalmente: escríbalo.
Ahora tenemos los dos extremos del puente: el inicio (cómo está hoy) y el final (cómo quiere estar en un futuro). Su misión, si decide aceptarla, es construir el puente. El grave problema es cómo construirlo. Para seguir con los consejos obvios: inicie planeando cómo lo hará, después empiece a trabajar.
Tiene ese vago sueño de dejar de una vez por todas de vender computadoras y entrar al maravilloso mundo de la implementación de software, adelante; ¿lleva más de seis años tratando y no lo ha logrado? Probablemente se deba a la falta de un plan. Los cambios no tienen porque empezar de cero, pueden ser paulatinos, poco a poco, pero continuos, diario haga algo a favor de su cambio.
¿Siente que su futuro es el que está viendo ahora? ¿se siente atrapado en su presente? Permítame sugerirle un sencillo método de cómo generar ideas para un futuro diferente. Es un método de creatividad. Primero empiece con ejercicios para entrar en calor. Piense en un objeto relacionado a su negocio: una impresora láser. Ahora anote 50 usos para la impresora…sin usarla como impresora. Deje volar su imaginación, para usarla como: silla, separador de libros, escultura, portaplatos, tabique, caja fuerte (quitándole el tóner), casa de ratones… mientras más excéntricos y diferentes sean los ejemplos mejor.
Ya tiene su mente lista trabajando en la parte creativa del cerebro. Anote algún producto o servicio que comercializa en su empresa. Ahora anote diferentes formas de usarlo, del mismo modo que el ejemplo anterior, no se limite, anote, anote, anote, escriba el mayor número de ideas que se le vengan a la cabeza. NO LAS PIENSE, solo imagínelas y anótelas.
Regresemos a la tierra, ahora si, tome su lista de ideas y evalúe cuales de ellas son imposibles físicamente hablando y descártelas. Elimine también las que actualmente haga o sienta que hay mucha competencia. Finalmente lea detenidamente las ideas que quedaron, y piense de que forma las podría llevar a cabo. Piense, imagínese haciendo ese negocio o dando ese servicio, después que encuentre cual es la mejor opción haga su plan y no descanse hasta terminarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *